jueves, 24 de marzo de 2011

Esquilo y la guerra

Opinión de Esquilo sobre la guerra: Agamenón, 438-475, fragmento que en el original dice lo siguiente:

Fuentes: Griechische Textstellen , Perseus Digital Library
ὁ χρυσαμοιβὸς δ' Ἄρης σωμάτων [στρ. γ.
καὶ ταλαντοῦχος ἐν μάχῃ δορὸς
πυρωθὲν ἐξ Ἰλίου 440
φίλοισι πέμπει βαρὺ
ψῆγμα δυσδάκρυτον, ἀντ-
ήνορος σποδοῦ γεμί-
ζων λέβητας εὐθέτους.
στένουσι δ' εὖ λέγοντες ἄν- 445
δρα τὸν μὲν ὡς μάχης ἴδρις,
τὸν δ' ἐν φοναῖς καλῶς πεσόντ' - "ἀλ-
λοτρίας διαὶ γυναικός"·
τάδε σῖγά τις βαύζει·
φθονερὸν δ' ὑπ' ἄλγος ἕρπει 450
προδίκοις Ἀτρείδαις.
οἱ δ' αὐτοῦ περὶ τεῖχος
θήκας Ἰλιάδος γᾶς
εὔμορφοι κατέχουσιν· ἐ-
χθρὰ δ' ἔχοντας ἔκρυψεν. 455
βαρεῖα δ' ἀστῶν φάτις ξὺν κότῳ· [ἀντ. γ.
δημοκράτου δ' ἀρᾶς τίνει χρέος.
μένει δ' ἀκοῦσαί τί μοι
μέριμνα νυκτηρεφές. 460
τῶν πολυκτόνων γὰρ οὐκ
ἄσκοποι θεοί. κελαι-
ναὶ δ' Ἐρινύες χρόνῳ
τυχηρὸν ὄντ' ἄνευ δίκας
παλιντυχεῖ τριβᾷ βίου 465
τιθεῖσ' ἀμαυρόν, ἐν δ' ἀίστοις
τελέθοντος οὔτις ἀλκά·
τὸ δ' ὑπερκόπως κλύειν εὖ
βαρύ· βάλλεται γὰρ ὄσσοις
Διόθεν κεραυνός. 470
κρίνω δ' ἄφθονον ὄλβον·
μήτ' εἴην πτολιπόρθης
μήτ' οὖν αὐτὸς ἁλοὺς ὑπ' ἄλ-
λων βίον κατίδοιμι.


Y en traducción propia:

Ares el dios traficante de cadáveres,
sosteniendo la balanza en medio del combate,
desde Troya envía a los deudos
un polvo pesado, calcinado, de difícil llanto,
llenando urnas bien dispuestas
con ceniza a precio de hombre.
Con elogios lamentan a un hombre,
como hábil combatiente,
o caído en gloriosa muerte
"por causa de una mujer ajena".
Estos ladridos se silencian,
y un rencoroso dolor serpea
a los pies de los justicieros Atridas.
Otros, hermosas figuras, allí mismo
en torno a los muros de Troya habitan tumbas.
Tierra enemiga cubrió a los que tienen.

Pesado rumor de ciudadanos acompañado de odio;
salda la deuda de la maldición ratificada por el pueblo.
Y a mí me aguarda el desasosiego
de escuchar algo que la noche oculta.
Pues no desatienden los dioses
a los criminales.
Con el tiempo las lóbregas Furias
le ensombrecen la vida
al injustamente afortunado
con una ruina que revierte su fortuna,
y estando entre los invisibles
no hay coraje que le valga.
Pesa el tener gloria arrogante:
sus casas alcanza el rayo de Zeus.
Una dicha carente de envidia distingo:
ni sea yo destructor de ciudades,
ni tampoco vea mi vida prisionera de otros.

ESQUILO (525 - 456 aC), combatiente de Maratón.

2 comentarios:

mas dijo...

Gabriel, me encanta el detalle: "Esquilo, combatiente de Maratón", no algo así como "Esquilo, el primero de los trágicos griegos". Tu traducción llega, araña el corazón (a pesar de que no me gusta que no nombres directamente a Ares (como en el texto original) y que utilices Troya (por Ilión) y Furias (por Erinias). Por lo demás, perfecta, muy buena. No sé si el mérito es tuyo o de Esquilo, pero los últimos versos son geniales:
"ni sea yo destructor de ciudades,
ni tampoco vea mi vida prisionera de otros". Magnífico alegato contra la guerra (cualquiera de ellas). Un abrazo

Gabriel Almirante Gragera dijo...

Demasiado halagador tu comentario, el mérito es siempre del original. Y es cierto que es un alegato soberbio contra la guerra, precisamente porque el autor fue combatiente de una guerra en la que salió victorioso y, como indica el epitafio que él mismo encargó, fue su vivencia más significativa.